Full Service Contract Research Organization

Dos décadas de tecnología: Una visión desde la experiencia

Por Alex Miñarro - Director IT

10 de abril de 2011

En los últimos años, llevo observando como el uso de las nuevas tecnologías en el sector farmacéutico han evolucionado hasta convertirse en imprescindibles para todos nosotros.

En un primer momento al plantearme la situación de las nuevas tecnologías para la industria farmacéutica, barajé la posibilidad de escribir sobre la nueva generación de Internet 2.0, que como todos ustedes saben se basa en la creación de contenidos producidos y compartidos por los propios usuarios del portal, es decir, los consumidores de información se han convertido en los productores de la información que ellos mismos consumen… estoy seguro que la mayoría son usuarios de este tipo de portales, o como mínimo, han oído hablar de Facebook, Twiter, Linkedin o sencillamente de un blog destinado a pacientes, para que mediante este portal compartan entre ellos sus experiencias.

Otra posibilidad era hablar sobre los cuadernos de recogida de datos electrónicos, “e-Clinial”, y reflejar las numerosas ventajas que ofrecen frente a los estudios realizados en otro formato “papel”, ya sea por la posibilidad de gestionar y conocer el estado del estudio en tiempo real, o ya sea por la mayor calidad de los datos obtenidos mediante filtros programados sobre cada una de las variables del cuaderno y, de esta forma, reducir considerablemente las queries generadas por el investigador cuando cumplimenta los datos de sus pacientes.

Por último pensé en retratar la realidad actual que vivimos con la nueva generación de dispositivos móviles como la “blackberry”, “Iphone” o “Ipad” entre otros… que además de poder gestionar nuestro correo electrónico y de poderles instalar un sinfín de aplicaciones, nos permiten integrar programas personalizados adecuados a las necesidades de un estudio clínico, obteniendo de esta forma una plataforma científica atractiva y fácil de manejar por un investigador con un coste muy reducido.

Sin duda alguna cualquiera de estos temas hubieran sido muy interesantes de tratar en profundidad, pero reflexionando de cómo actualmente las tecnologías evolucionan más rápido de lo que estamos preparados para asimilar, junto con la actual situación económica que nos desemboca en un ritmo de trabajo muy intenso… pensé que era el momento de hacer un alto en el camino, y compartir mi experiencia frente a esta situación, para evitar acabar desbordados por una constante innovación tecnológica.

Independientemente de la tecnología, lo primero y lo más importante para el usuario es preguntarse cuáles son sus necesidades y cómo la tecnología le va a ayudar a cubrirlas.

Generalmente, cuando el usuario compra tecnología casi siempre está por encima de sus habilidades o necesidades, y no es necesario disponer del mejor y más novedoso ordenador del mercado, posiblemente nunca le saquemos todo su potencial y con un ordenador con prestaciones inferiores podríamos realizar las mismas funciones, esto indudablemente ya será un ahorro económico.

De igual modo, intentemos no complicarnos el trabajo utilizando software de difícil manejo, simplifiquémonos el trabajo, usemos programas que tengan un entorno amigable y sean entendidos por todos, a menudo caemos en el error pensando que el usuario es quien debe adaptarse, cuando en realidad son las nuevas tecnologías quienes deben adaptarse a nuestras necesidades, no debemos convertirnos en esclavos de ellas.

“El manejo de la información”, esta es una de nuestras principales necesidades, y la tecnología gira continuamente alrededor de ella con el objetivo de administrarla, por este motivo es esencial aumentar la calidad de la información que recibimos. Les aconsejo que no sean generosos con su número de móvil o email. A menudo pensamos que porque no pueden localizarnos físicamente estamos a salvo de toda acción. Todo lo contrario; hoy en día somos más vulnerables que nunca, porque las 24 horas al día estamos operativos con el teléfono móvil o conectados a Internet, es nuestro lazo de unión con el exterior, cuídenlos y en poco tiempo verán aumentada la calidad de su información, porque únicamente recibirán lo que necesitan y, sobre todo, lo que le interesa.

De igual manera que existe una legislación específica que regula los estudios clínicos, existe una legislación que regula las nuevas tecnologías aplicadas en el sector farmacéutico. Este aspecto que en ocasiones no se le da la importancia que tiene, es el que más problemas les pueda generar si no lo cumplen. Déjense asesorar por profesionales con experiencia de su mismo sector, porque seguramente hablarán el mismo idioma y conocerán perfectamente cuáles son sus necesidades.

Para finalizar, y como habrán podido leer, el objetivo de este artículo no ha sido deslumbrarles con las últimas novedades tecnológicas, únicamente ha sido compartir mi experiencia y transmitirles unas ideas que espero que en el futuro les ayude a enfrentarse con las actuales y futuras nuevas tecnologías que sin duda llegaran.